22 mayo, 2022

Abogado laboralista Sevilla: Su apoyo ante el despido improcedente

Uno de los fines de la legislación laboral española es asegurar que las relaciones laborales marchen con estricto apego al marco normativo.  En asuntos derivados del trabajo, esto se logra con la ayuda de un abogado laboralista sevilla.

Lamentablemente, esto no ocurre en la totalidad de los casos; por ello las leyes contemplan mecanismo de restitución de las situaciones jurídicas cuando han sido vulneradas de alguna forma.

Ahora bien, una relación de trabajo tiene como punto de partida la subscripción de un contrato a través del cual las partes fijan las condiciones que, en conjunto con la normativa aplicable, han de regularla.

abogado laboralista sevillaTodo ello a fin de garantizar que los derechos e intereses de cada uno están debidamente asentados en un instrumento escrito, que ambos firman en señal de conformidad con los compromisos asumidos; y también, para asegurar que ante eventuales irregularidades a futuro, dicho contrato será la base para exigir lo justo en relación al derecho vulnerado.

Una de los casos más comunes en los que se afectan las condiciones legales y las contenidas en los contratos de trabajo es la de los despidos improcedentes. Al contrario de lo que se piensa, el jefe no puede dar fin al contrato de forma unilateral sin que se den previamente los supuestos legales para su procedencia. Es decir, no puede despedir a un trabajador solo porque quiere.

Cuando esto ocurre lo ideal es ponerse en contacto con uno de los abogados laboralistas en Sevilla para que evalúen su caso con detenimiento y le presenten las alternativas legales para decidir las acciones a emprender.

Si como resultado de la evaluación de los profesionales del derecho surge que en efecto el despido se configura como improcedente, se iniciará el proceso judicial y de ser esto confirmado por la sentencia del juez de lo social, el empresario deberá readmitirle en su puesto de trabajo u optar por el pago de una indemnización.

Es importante considerar que tal decisión corresponde al empresario, pero no podrá demorarse en emitirla, ya que dispone de cinco días contados a partir de la notificación de la sentencia para ello. Si se venciera dicho plazo sin que se haya ejercitado ninguna postura, se presumirá que opta por readmitir al trabajador.

La demostración en juicio de un despido improcedente requiere de contar con suficientes medios de prueba que sustenten la demanda, pero también de abogado laboralista en Sevilla experto, cuya trayectoria le respalde.

Deja una respuesta