19 septiembre, 2021

Ignifugaciones en textiles, cuestión de seguridad

La ignifugación es un tratamiento que aplicado a cualquier tipo de producto textil, lo hace más resistente al fuego. Lo que se consigue con este tipo de procesos es que la tela no sea combustible ni emita humos tóxicos en caso de incendio. Por otra parte, no hay que olvidar que las ignifugaciones son obligatorias en algunos casos.

Por ley, en lo referente a medidas de prevención de incendios, todos los locales que alberguen espectáculos o recintos en los que haya público como puede ser una sala de conferencias, deben tener tratados convenientemente todos sus elementos textiles. ¿Cuáles son esos elementos? Los más relevantes serían:

  • Cortinas, visillos, doseles, telones y todo tipo de cortinajes
  • Tapicerías de sillas y butacas
  • Moquetas o alfombras
  • Cualquier elemento decorativo realizado en material textil

¿Se pueden tratar todos los tejidos? Realmente, es posible aplicar ignifugaciones a casi cualquier tipo de textil, desde las más suaves sedas hasta los más recios terciopelos. La investigación en este apartado ha conseguido tratamientos muy eficaces y a la vez, poco agresivos para las telas, de manera que apenas cambian ni de caída ni de color o textura una vez que se han ignifugado.

Hay tejidos que ya se sirven tratados desde fábrica y con los que se puede trabajar como en cualquier otro. Sin embargo, cuando ya está confeccionado el elemento, también es posible hacer un tratamiento de ignifugación, aplicando una serie de líquidos que le darán esas características especiales de resistencia al fuego.

Por otra parte, este tipo de procesos son muy duraderos. Por lo general, las ignifugaciones resisten bien el uso y el desgaste al que se ven sometidas cortinas, telones y muy especialmente las butacas. También se pueden limpiar, sin utilizar productos químicos o abrasivos.

Los tratamientos de ignifugación se realizan ya de manera habitual incluso en establecimientos como pueden ser tintorerías, de manera que no hay excusa para no cumplir la normativa. Incluso aunque no sea obligatorio conviene someter a un proceso de este tipo a sillas o cortinajes. El fuego se puede originar en cualquier lugar y ponerle freno con medidas preventivas siempre será un acierto.

Deja una respuesta